¿Qué es un fraude financiero?

Muchas veces algún conocido o empresa te hace saber sobre un negocio que parece ser milagroso a prueba de fallas.  Sin embargo, en el mundo de las finanzas no todo es color  rosa y no existe nada como un “negocio perfecto”: todo requiere tiempo y esfuerzo por lo que debes actuar de forma precavida pues estar ante un fraude financiero.

Un fraude es un delito destinado que afecta el patrimonio personal, empresarial, fiscal o del mercado de capitales, que busca  obtener un beneficio económico propio mediante vías ilegales a pesar del perjuicio de otros con tal de obtener dinero fácil.

Entre los tipos más comunes de fraudes están:

  • Robo de Identidad: se da cuando alguien roba tu información financiera personal (número de tarjeta de crédito,  del seguro social, número de cuenta bancaria) para hacer cargos fraudulentos o retiros de sus cuentas. Algunas personas utilizan la información para abrir cuentas bancarias o créditos y dejan a la víctima responsable de todos los cargos.

El robo de identidad suele causar daños en la calificación de crédito, por lo que  a la hora de pedir, por ejemplo, unos minicréditos, puedes ser rechazado, además de recibir  llamadas de las agencias de cobro.

  • Fraude de Inversión: consiste en vender inversiones o valores con información falsa, engañosa o fraudulenta. Esto puede ser promesas falsas y/o grandiosas, omitir y/o ocultar datos clave e información privilegiada, entre otros.

Ejemplo de estos son los esquemas Ponzi donde las utilidades se pagan a los inversionistas usando capital nuevo de inversionistas recién reclutados, en lugar de los intereses y las ganancias de inversiones legítimas. Muy similar a esto es el esquema piramidal.

  • Fraude Hipotecario y Crediticio: esta se puede dar de dos formas, cuando  un amigo o familiar abre una hipoteca o crédito con información suya o información falsa o cuando un prestamista le vende una hipoteca o un crédito con información incorrecta, prácticas engañosas y otras tácticas de ventas aplicando mucha presión en el cliente.
  • Blanqueo de dinero: Este tipo de delito se comete cuando se obtiene dinero de actividades ilegales y se quiere incorporar en el sistema bancario.

Si eres víctima de alguno de estos fraudes, lo primero que debes hacer es conservar la calma, pues muchas personas desesperan cuando ven que su seguridad y derechos son infringidos.

Debes denunciar el hecho ante la policía local o cuerpos de seguridad para obtener un informe policial. En paralelo, debes reportar la sustracción o mal uso del dinero inmediatamente a tu banco u otra institución financiera donde ocurrió el fraude.