¿Qué es el SEO y por qué es tan importante?

El SEO (Search Engine Optimization), es una herramienta cuyo objetivo es mejorar el posicionamiento o visibilidad de una página o sitio web en los principales motores de búsqueda, sobre todo y principalmente en Google. Para ello, se vale de un conjunto de técnicas que trabajan sobre el contenido o código interno del sitio (SEO On-Page), o construyendo enlaces entrantes fuera del sitio web (SEO Off-Page).

Con esta estrategia de marketing digital se mejora la visibilidad de cualquier sitio web y se aumenta el número de visitas. Visitas que llegan desde los principales buscadores (tráfico orgánico). Esto implica mayores oportunidades para convertir usuarios en clientes finales. Ahora bien, ¿cómo aplicar esta estrategia? Para implementar estas mejoras hay que acudir a profesionales del marketing digital.

Si estás buscando, por ejemplo, SEO Tenerife tendrás que dirigirte a una agencia o empresa de marketing especializada en este conjunto de técnicas. Estos profesionales, además del posicionamiento, también ofrecen servicios de auditoría, consultoría, email marketing, redes sociales, etc. También están al tanto de las últimas actualizaciones del algoritmo de Google para competir por los primeros puestos del buscador.

¿Cuáles son los factores de posicionamiento más importantes?

El algoritmo de Google tiene en cuenta más de doscientas señales a la hora de clasificar a una página o sitio web en su ranking de resultados. No obstante, dentro de los factores de posicionamiento más relevantes, hay tres que destacan sobre todos los demás. Es en estos tres donde los especialistas en SEO se centran para conseguir los mejores resultados, y son los siguientes:

1. Contenido

El contenido es la base del SEO. Sin un contenido de calidad, es prácticamente imposible que un sitio web aparezca en los motores de búsqueda. Pero, para ser efectivo, el contenido debe ser relevante, útil e interesante para los usuarios. Además, debe coincidir lo más posible con su intención de búsqueda. Por otro lado, el contenido de alta calidad genera enlaces de forma natural y empuja a los usuarios a compartir enlaces, aumentando así las interacciones sociales.

Ahora bien, al crear contenido, hay que utilizar “palabras clave”. Estas palabras son las que utilizan los usuarios para buscar productos o servicios en Google. Un ejemplo de palabras clave sería “agencia SEO Tenerife”. Así, la investigación de palabras clave es esencial porque sin ella no se podría llevar a cabo la estrategia. Una vez identificadas, las palabras clave deben colocarse en lugares estratégicos de la web, como títulos, URL o metaetiquetas de título.

2. Experiencia de usuario

La experiencia del usuario está impulsada por un algoritmo de aprendizaje automático basado en inteligencia artificial que Google utiliza para ayudar a clasificar y mejorar los resultados de búsqueda. El objetivo de este algoritmo es mejorar cada día para comprender mejor la intención de búsqueda y adaptar los resultados en consecuencia.

En este sentido, el sitio que proporcione las respuestas más útiles, tenga la mejor estructura web y sea el más fácil de navegar ganará más usuarios y, por lo tanto, Google, lo clasificará mejor. Por eso se elaboran estadísticas sobre la tasa de clics, la tasa de rebote o el tiempo de carga de la página. Estos valores ayudan a comprender qué tan satisfechos están los usuarios con un sitio web. Asimismo, si la experiencia del usuario es buena, es más probable que los visitantes se animen a dejar comentarios positivos sobre el contenido o compartirlo en sus redes sociales, mejorando así la relevancia de la web para Google.

3. Rendimiento y usabilidad

El rendimiento del sitio web es la clave del posicionamiento SEO, ya que, si es óptimo, la experiencia del usuario aumentará. En este sentido, la velocidad de carga cobra importancia. Los usuarios esperan un promedio de 5 segundos para que se cargue un sitio web. Si la página o sitio web tarda más en cargarse abandonarán la página y buscarán otro resultado.

La usabilidad móvil también es importante. A mediados de 2019, alrededor del 60% de las búsquedas se realizaron a través de dispositivos móviles, por lo que un sitio web debe tener un diseño receptivo, lo que significa que se mostrará correctamente en cualquier dispositivo, ya sea una computadora, un teléfono inteligente o una tablet.