¿La acupuntura es realmente efectiva?

La acupuntura es una técnica medicinal naciente en China hace al menos 2500 años. A pesar de su antigüedad, sigue siendo cuestionada en eficacia y confiabilidad en el mundo occidental, ya que la consideramos como «medicina alternativa», en lugar de como una forma válida y verídica de tratamiento que no tiene por qué ser una segunda opción para mejorar dolencias menores.

Los prejuicios en torno a la acupuntura vienen del desconocimiento en cuanto a sus beneficios y utilidades. También es cultural ver que los tratamientos para las afecciones suelen estar relacionados con medicación, por lo que es en primera instancia difícil imaginar que la acupuntura puede sanar.

Además, se considera comúnmente que es riesgosa para la salud, ya que se puede «tocar» algo con las agujas que dañe al organismo. Respecto a esto último, cabe decir que la mala praxis de la medicina no está ligada a si es la tradicional o la alternativa, depende por entero de la negligencia del profesional. La acupuntura no es riesgosa si la aplica una persona preparada.

Qué usos y para qué sirve la acupuntura

La acupuntura puede utilizarse tanto como método de prevención de dolencia, como tratamiento para curar. Al tener efectos relajantes, purificadores y que hacen sentir bien al organismo, las sesiones regulares de acupuntura Gijón sirven para mejorar la calidad de vida porque contribuyen al bienestar propio. Este uso es similar, por ejemplo, al del ejercicio regular, el yoga, la meditación, dormir bien, etc.

Hay usos referentes a tratamientos de varias condiciones y enfermedades. Como es de esperarse, las afectaciones psicológicas se pueden disminuir con la acupuntura, gracias a sus efectos relajantes, pero también tiene que ver con el autocuidado.

Otros usos medicinales pueden ser para tratar la retención de líquidos, migrañas, algunos trastornos respiratorios (como la rinitis), lumbalgia, dolores óseos, musculares y articulares, entre otros.

También es común que se utilice la acupuntura para dejar de fumar y evitar otros vicios. La estimulación al sistema nervioso durante las sesiones estimula la liberación de endorfinas, las cuales generan una sensación de saciedad en cuanto a la búsqueda de la satisfacción inmediata, además de disminuir la ansiedad e incentivar el placer y el bienestar general.

Cómo es una sesión de acupuntura

Es normal sentir miedo o desconfianza antes de asistir a una terapia de acupuntura. Pero saber qué ocurrirá en la sesión puede ayudar a disminuir la preocupación. Ocurrirá lo siguiente:

  • El especialista te hará una entrevista y una revisión física antes de iniciar. Aquí es cuando te informará de los pasos a seguir y te dará una toalla para que te cubras después de haberte desnudado, y te indicará la forma en la que te vas a acostar en la camilla.
  • Inserción de las agujas. Son muy finas, mucho más que las de jeringas. Son indoloras e incluso hay personas que no las sienten en lo absoluto. Puede que haya una sensación incómoda cuando la aguja haga el contacto en el nervio que se va a tratar, pero será normal.
  • Manipulación de las agujas. Aquí el acupunturista moverá las agujas, les impregnará calor o enviará impulsos eléctricos. Dependerá del tratamiento.
  • Espera. Las agujas deberán permanecer en el cuerpo del paciente durante aproximadamente 20 minutos.
  • Extracción de las agujas. El especialista las va a retirar y lo más común es no sentirlas en lo absoluto.

Algunos efectos positivos pueden ser inmediatos y otros verse luego de varias sesiones. Lo adecuado es evaluar el progreso con un médico, si se está utilizando la acupuntura como tratamiento.