Espacios de coworking para crear nuestra empresa

¿Se puede emprender el siguiente paso en nuestra trayectoria profesional si nos sentimos realmente preparados para ello? La verdadera pregunta, en realidad, es más simple: ¿y por qué no? A fin de cuentas, para montar nuestro propio negocio, ante todo, se necesitan una serie de aptitudes y actitudes que perfectamente podemos haber ido puliendo a lo largo de los años en los que, como empleados, hemos adquirido experiencia en nuestro campo. En efecto, solo se necesita perseverancia, creatividad y ambición. Bueno, seamos justos, no solo eso: también necesitamos financiación para, como mínimo, disponer de un espacio de trabajo.

Pero ¿es conseguir una oficina personal y privada un paso ineludible en nuestras primeras andaduras como empresarios o empresarias? Dicho de otro modo, ¿no existen alternativas más rentables a la idea, no tan atractiva en las etapas iniciales, de pagar un alquiler desorbitado y facturas mensuales cuando todavía no estamos consolidados? La respuesta viene con una mención muy específica: el alquiler de oficinas en Vecindario. La posibilidad de alquilar espacios de trabajo no es nueva, hace ya unos años que viene siendo una elección habitual para muchos aspirantes a emprendedores que no tienen la suerte de disponer de ahorros o subvenciones.

Pero, si por algo destaca el coworking en Vecindario, es por ser un paradigma ideal de cómo debería ser este servicio en cualquier parte de España. No solo en lo que respecta a facilidades específicas para que las personas que lo necesitan puedan reunirse y desarrollar la empresa, sino también para hacerlo en circunstancias de seguridad durante los difíciles años de la pandemia de la COVID-19. Es decir, espacios amplios, con conexiones eléctricas y a internet, limpieza y desinfección y zona de office con nevera y microondas, son algunas de las ventanas de las que podríamos disponer si recurrimos al servicio de coworking de Vecindario.

En resumidas cuentas, no tenemos por qué renunciar a disponer de un lugar personal de trabajo, pero tampoco es imprescindible gastar un dinero que aún no tenemos cuando disponemos de esta opción. Para pequeñas empresas y autónomos, de hecho, más que bastante recomendable, es casi obligatorio.