¿Cuáles son las ventajas de vivir en una comunidad de vecinos?

Vivir en una comunidad de vecinos tiene muchas ventajas que hacen que nuestro día a día sea mucho más fácil. La posibilidad de tener un portero que nos recoja un paquete o poder tener piscina a un menor precio son alguna de ellas.

La experiencia de vivir en una comunidad, ya sea en pisos o en casas, es muy diferente a residir en un chalet o villa independiente. Además, nuestra comodidad por la instalación de porteros profesionales se ve aumentada, al incrementarse la seguridad del edificio.

Tras terminar nuestros estudios y encontrar trabajo, es hora de tratar de emprender una vida independiente. Probablemente, vivir en una comunidad de vecinos pasa a ser más asequible que comprar una casa independiente, por lo que se trata de una oportunidad que debemos tener en cuenta.

Además, existen comunidades de vecinos que disponen de grandes comodidades, como una piscina, gimnasio, parques o canchas dónde poder practicar algunos deportes, como el pádel o el tenis. Estas comodidades son probables que hubiesen sido bastante difíciles de disfrutar en un chalet, debido a lo que se incrementa su precio.

¿Cuáles son algunas de sus ventajas?

Favorece las relaciones sociales

Vivir en comunidad favorece la aparición de numerosas relaciones sociales, ya que convivimos con un mayor número de personas. Esto lo notamos, sobre todo, cuando somos niños, al ser mucho más fácil disfrutar de los lugares comunes del edificio entablando nuevas amistades (y que algunas serán ya para toda la vida)

Gastos compartidos

Una gran ventaja de vivir en comunidad es que los gastos pasan a ser compartidos. Así, podemos distribuir el coste mensual de contar con un portero en la comunidad, el mantenimiento de la piscina, el socorrista o la instalación de porteros profesionales.

Mayor seguridad

Es poco probable que llegue el momento en el que no haya nadie en la comunidad. Esto hace que la seguridad aumente y las posibilidades de sufrir robos se reduzca, puesto que siempre van a haber vecinos en sus respectivos pisos.

– Mejores comodidades

Como comentamos anteriormente, vivir en una comunidad de vecinos, dependiendo de lo que se ofrezca, pueden variar sus comodidades. Desde ascensor, piscina, gimnasio o un parque, entre otros, pueden ser algunas de estas.

Por tanto, vivir en una comunidad de vecinos tiene muchas ventajas que debemos tener en cuenta a la hora de elegir en dónde podemos residir. Puede llegar a ser más barato y además, la experiencia, puede llegar a ser más satisfactoria.