Consejos para comprar las sillas adecuadas

Las sillas forman parte importante del mobiliario de tu casa. No destacan demasiado a simple vista, pero generan un impacto en la estética del lugar, además de afectar a la vida cotidiana, tanto en la comodidad, como en la distribución del espacio y en su limpieza.

Tienes cientos y cientos de opciones al momento de comprar sillas comedor, por lo que te conviene tener una guía para tomar una decisión adecuada.

El tamaño de la mesa

El ancho de las sillas ocupan un espacio alrededor de la mesa y tiene que estar bien distribuido. Revisa este factor cuando vayas a elegir, para que sea una experiencia cómoda. Si tienes una mesa para 3 personas de cada lado, puede resultar incómodo si colocas sillas muy anchas. Ten en cuenta que los apoya brazos sumarán entre 10 y 15 centímetros a cada silla. No son muy comunes para el comedor, pero algunos estilos más rústicos las implementan.

El alto de la mesa también es importante. No es igual usar sillas para una mesa de comedor convencional que para una barra. Un consejos es que compares el alto de la mesa con el de las sillas para que sepas que “encajan” bien. Y, si tienes la oportunidad de hacer la prueba en persona y sentarte, mejor todavía.

El material

Las sillas de comedor son propensas a ensuciarse, así que lo mejor es que elijas un material que sea fácil de limpiar, como el plástico y todas sus presentaciones y similares, como el PVC. Si son de madera, asegúrate que esté barnizada o hazlo tú mismo. En este caso, además de que sea fácil de limpiar, le dará una protección contra líquidos para que no sufra daños en el tiempo.

Lo mejor es que evites sillas acolchadas o con cojines que no sean de cuero o algún material impermeable. Como te decíamos antes, las sillas de comedor son propensas a ensuciarse, y una tela permeable puede ser difícil de limpiar y lo más seguro es que acumule manchas con el tiempo.

Ten un equilibrio entre el estilo y la comodidad

Aunque parezca obvio, puede que no lo hayas tomado en cuenta: las sillas tienen que ser cómodas, ya que te vas a sentar en ellas. Mantén un equilibrio entre el diseño y la comodidad que te ofrecen.

Los diseños extraños en las estructuras o los que son demasiado minimalistas suelen primar cómo se ven, antes que la comodidad. Estás buscando sillas funcionales y no obras de arte, encuentra algo que te guste y que sea cómodo.