Cómo pulir tus habilidades profesionales de liderazgo

¿Alguna vez has intentado dirigir a un equipo de personas? Si ya lo has hecho, sin duda recordarás lo difícil que era gestionar a personas de diferentes personalidades, todas y cada una de ellas con formas de actuar y de gestionar situaciones realmente únicas. Si no lo has hecho, seguramente te estés imaginando algo muy estresante, y estarás pensando que tú no tienes la capacidad necesaria para controlar a un grupo de personas variopinto. Pero te voy a contar un secreto: sí lo tienes. Como con todo, las habilidades relativas al liderazgo también se pulen, se pueden aprender; y hoy en día, gracias a internet se pueden aprender con un curso.

Porque si haces una búsqueda rápida en la red, enseguida empezarás a tropezarte con cursos de gestión de equipos y otros tipos de formación iguales o similares. Cada curso es diferente en cuanto a contenidos, duración y precio de matrícula, pero todos coinciden en la misma filosofía: la capacidad de controlar equipos de trabajo se puede enseñar, no es un don divino con el que naces o del que por desgracia careces. Si no fuera posible aprender, ¿cómo podría una persona, por ejemplo, ser ascendida a director o directora, o a jefe de departamento de una empresa?

Es cierto, hay personas que tienen un poco más de facilidad, ya sea porque son extrovertidas o están muy seguras de sí mismas. Pero, de nuevo, tanto la capacidad de comunicación como la seguridad se entrenan, y los cursos de habilidades directivas pueden ser una vía muy sencilla para hacerlo. Al fin y al cabo, los cursos te permiten poner en palabras y esquemas todo aquello que crees no saber o no controlar, y eso te ayuda a saber posicionarte a ti mismo o misma en esas situaciones en las que tienes que saber aplicar la asertividad para controlar equipos humanos como deseas.

De hecho, puedes complementar tu aprendizaje como líder mediante cursos de motivación y liderazgo, ya que la actitud tiene mucho que ver en esto. En cualquier caso, debes aprender a confiar en tu valía; porque si quieres, puedes hacerlo.