Cómo planear unas mudanzas sin mucho estrés

Tomar la decisión de mudarnos es solo el primer paso de una etapa que, si no se gestiona bien, puede acabar siendo muy estresante. Hay mucho en lo que pensar. Para empezar, debemos tener claro por qué motivos deseamos mudarnos, o tal vez por qué tenemos que hacerlo obligatoriamente aunque en realidad no queramos. ¿Vamos a empezar unos estudios universitarios que no están en nuestro pueblo o ciudad de origen y por tanto necesitamos unas mudanzas con guardamuebles a Madrid? ¿Queremos una casa más grande porque estamos a punto de ampliar la familia? ¿Hemos conseguido un trabajo a muchos kilómetros de nuestro hogar actual y queremos estar más cerca?

Saber cuál es el motivo fundamental de la mudanza nos ayudará a saber cuántos recursos tenemos que invertir en ella. Cuando nuestro hijo empieza la carrera universitaria en otra ciudad, todavía depende económicamente de nosotros, pero seguramente habrá obtenido una beca que le permitirá pagarse buena parte de los gastos que supone alquilar una habitación. Ya empiece esa carrera en la capital o en Barcelona, o contrate unas mudanzas en Toledo porque ese es el destino principal, solo necesitará unas cajas para llevarse ropa y utensilios personales, no mobiliario.

No ocurre igual cuando una familia se muda al completo. En esos casos, lo más probable es que debamos tomarnos con calma tanto la contratación de un buen servicio de mudanzas, como la elaboración del presupuesto. Necesitaremos recursos humanos, es decir, trabajadores del servicio, par trasladar los muebles, y probablemente tengamos que hacer uso de cajas y papel de embalaje. La mudanza se complica si no nos limitamos a mudarnos a otra calle u otra avenida, sino fuera de la ciudad, por ejemplo marchándonos de Madrid centro porque hemos contratado unas mudanzas en Leganés. El transporte también será un gasto importante que debemos considerar.

Pero si somo capaces de planificar con calma y con paciencia la mudanza, si lo hacemos con tiempo y empezamos a embalar con tranquilidad, el traslado puede hacerse sin que tengamos que pasar por una racha de agobio y de ansiedad demasiado elevada. Es la mentalidad más adecuada.