Cómo comprar nuestro primer equipo de running

Hoy en día, un gran número de expertos en salud de numerosas áreas, como la psicología, la nutrición, la dermatología y todo lo relativo al corazón, recomiendan lo mismo: salir a correr es sano y necesario para el bienestar físico y mental. O, más bien, practicar running, como se conoce últimamente debido a las influencias externas.

En realidad, hay una diferencia sustancial entre practicar running y simplemente correr, o al menos eso parece. Da la sensación de que en el primer caso lo formalizamos más, porque nos planteamos adquirir todo el equipamiento necesario.

En cierto modo así es, y resulta que esta sugestión les funciona a muchas personas a la hora de plantearse en serio empezar a correr. Porque tomar esa decisión no es fácil, sobre todo si se sufre de sobrepeso y obesidad, y si nunca se han tenido hábitos deportivos sanos.

Es incluso doloroso empezar a correr, ya que la resistencia al principio está bajo mínimos y, evidentemente, los músculos y los huesos también, así que no respirar bien o tener unas agujetas terribles puede hacer que nuestra fuerza de voluntad flaquee. Pero si invertimos préstamos rápidos sin papeleos en la compra del equipamiento podemos conseguir el subidón de moral que necesitamos.

Hemos dicho bien: microcréditos, puesto que son de poca cantidad y en realidad no necesitamos venirnos demasiado arriba a la hora de comprar nuestro primer equipo de running.

En esencia necesitamos lo siguiente: ropa para correr holgada, cómoda y transpirable, a ser posible dos modelos para adaptarnos a los cambios de tiempo. Por ejemplo, el chándal largo o los leggings para las mujeres son ideales en la época de otoño-invierno, ya que nos protegen del frío, así como las sudaderas; pero en primaver-verano nos basta con shorts o pantalones cortos y camisetas de tirantes.

Lo demás es muy sencillo: cantimplora para beber agua, riñonera para guardar las cosas necesarias, entre ellas el teléfono móvil que podemos usar para cronometrar nuestro tiempo de running; unas zapatillas para correr de nuestro número y duraderas; y en realidad poco más. Con eso podemos empear y podemos crear la rutina que tanto necesitamos.